Reconocidos graffiteros preparan tercer mega mural en Valparaíso

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Vienen desde Santiago pero decidieron quedarse. Los últimos años le han cambiado la cara a la ciudad puerto con murales de gran talla, encantando a los transeúntes y visitantes.

Empezaron en el colegio, a los 14 años. Se conocieron en el mundo del dibujo y lo urbano, camino que han recorrido juntos hasta ahora. Hoy son conocidos como Cines y Jekse, Cynthia y Sammy para los más cercanos. Juntos son Un Kolor Distinto, colectivo artístico que retapiza Valparaíso con murales de gran envergadura y se preparan para inaugurar el tercero y penúltimo en lo pronto.
El alcalde de Valparaíso, Jorge Castro, deseó destacar su trayectoria en esta ocasión, ya que sus distintivos trabajos conforman hoy una ruta del graffiti y muralismo que no deja de ser fotografiada por todos. “Aquí estamos hablando de un arte que nos tiene en la ruta del mundo con importantes muralistas que están en distintas capitales europeas, convirtiéndonos en una de ellas. Los espacios que antes estaban sin luz hoy son apreciables gracias al arte del muralismo, y con distintos grupos” sostuvo.
Los transeúntes y los habitantes de las grises construcciones son los primeros en acercarse a los proyectos. Cines y Jekse aseguran que rescatar los simbolismos presentes en la mente de los espectadores es trascendental, ya que son las críticas y los comentarios los que construyen la obra final.
“Yo creo que lo importante es hacer proyectos que lleguen a la sociedad, que los involucre y los impacte con mensajes que vayan más allá. Despertar la conciencia de la gente para que todos seamos mejor, porque con tanta negatividad esparcida que la gente no le toma el peso. Poder entendernos a nosotros mismos primero, entender lo que nos pasa, ese es nuestro objetivo”, asegura Cynthia.
Y continúa. “Siempre hemos tratado que nuestro arte no sea publicitario, sino que nuestro estilo sea para la gente. Creo que eso es lo que nos diferencia, por eso siempre tratamos de trabajar con instituciones públicas, y si trabajamos con privados que éstos no sean protagonistas de lo que hacemos, sino que nuestra obra sea la protagonista, lo que nos da la libertad de pintar lo que pensamos”.
De todas formas, aseguran que lo más difícil de la vida del muralista no está en el primer salto a este estilo de vida, sino en sustentar el interés día a día y no perderlo en el camino. “Yo creo que es súper difícil mantenerse, porque es súper inestable. El graffiti no es una pega que buscas en avisos económicos del diario, porque la gente tiene que conocerte y confiar en ti. La gente duda de eso, pero si te conoce y sabe que va a quedar bien cierra los ojos. Confían en tu trabajo”, afirmó Sammy.
LOS INICIOS
Los inicios son, aun así, los momentos más inciertos. Mencionan que en un principio no fue nada serio, sólo era un hobby. Cynthia se inició como técnico en construcción y Sammy como diseñador gráfico. Pasó poco tiempo hasta que se dieron cuenta de que el graffiti era su arte y se quedaron en él, a pesar de los comentarios.
“Hemos trabajado súper duro a pesar de que seamos jóvenes, pero igual hemos dado como una vuelta al destino que hubiésemos tenido, porque nuestras familias, cuando decidimos hacer esto, decían que era una locura y cómo íbamos a vivir de graffiti, sobre todo mi familia ya que yo estaba bien trabajando en construcción. En eso momento no pensamos en nada, sólo pensábamos que era ahora o nunca”, declaró Cynthia.
Deciden dejar sus trabajos y dedicarse 100% a esto. Un curso en gestión cultural provocaría que la semilla del proyecto de Equinoccio y Solsticio naciera en sus mentes, una idea con continuidad que se relaciona con lo que ellos hacen comúnmente. Así es como se enfrascan en la dura labor de pintar murales gigantes, recorriendo la ciudad con distintas etapas de las estaciones de verano, tarea que no ha sido fácil.
“La gente conocía nuestro trabajo, pero sólo en el cerro Alegre. Ahí igual salían trabajos como pintar casas o restaurant, y de la poca gente que nos conocía le gustaba mucho nuestro trabajo. Luego cuando postulamos al Fondart, muchos más nos conocieron y empezamos con cosas más concretas. Eso fue fundamental para que conocieran nuestra mano”, estipuló Sammy.
Tardan un mes en pintar un mural, pero casi un año ideándolo. De a poco producen profundos trazos y figuras que cambian con el tiempo, pero que se celebran con cada inauguración.
EQUINOCCIO DE PRIMAVERA
Se acerca el día para cortar la cinta del nuevo mural de Un Kolor Distinto. La tercera parte de un proyecto que reúne las cuatro estaciones y, con ello, la evolución del humano como pieza clave de ésta.
“Solsticio y Equinoccio nace como un proyecto que rescata todos los elementos que siempre hemos usado para pintar, como la naturaleza, energías, forma orgánica, insectos, el tiempo, los cambios, el universo… un sinfín de cosas y símbolos que hay en este concepto”, explicó Sammy.
Cines y Jekse contextualizan cada obra entre ellas. Ningún mural existe si no cuentan con los otros. Así es Solsticio y Equinoccio, un rompecabezas que se arma con la pasión, la motivación, el trabajo en comunidad y la reflexión; el cual espera estrenarse en el amparo de Yungay con Morris, sus habitantes, peatones y la Municipalidad de Valparaíso.

Un comentario

  • ximena

    Hola como están soy seguidora del arte del grafiti .
    Me pueden ayudar necesito hacer un grafiti en nuestra fachada lo pintamos todo de negro y queremos hacer algún arte estamos en Uno Norte cerca del Sporting si algun o algunos Grafiteros me pueden ayudar se los agradecería mucho ademas que es un lugar donde pasa toda la locomoción y mostraríamos su arte.
    A quien le interese si me puede enviar un correo a x.garcia@progestionchile.com.
    Muchas gracias .(ojala tenga respuesta).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *